LinkedIn es probablemente una de las herramientas de prospección internacional que mayor alcance tiene para cualquier comercial de exportación.

La prospección internacional puede que sea la actividad de mayor complejidad técnica y que además consume una buena parte de los recursos comercial y financieros de la empresa con la particularidad que, si las vemos desde el punto de venta del embudo de ventas, esta labor se sitúa en el punto más alejado de la propia venta, lo que hace que muchas empresas consideren esta actividad, aunque necesaria, poco atractiva.

Durante muchos años, la única forma que tenían los departamentos comerciales de exportación de prospectar el mercado era la asistencia a ferias internacionales o locales en los países objetivo, o realizar viajes de prospección a estos países (esto no ha cambiado demasiado) en base a listados que nos proveían los organismos oficiales de apoyo a la exportación.

Pero desde hace ya un tiempo, gracias a la revolución digital a la que asistimos, nos encontramos con nuevas herramientas que están facilitando de manera muy importante una ejecución de la prospección internacional más accesible a todas las empresas, al menos en su fase más tempana: la de identificación de posibles clientes o prospects.

LinkedIn es sin duda alguna una de esas herramientas, quizá la más potente, la que ha adquirido una dimensión profesional más global y la que se sitúa como la red de B2B que mejor se adapta a las necesidades del departamento de exportación.

Gracias a LinkedIn, podemos entrar en contacto con un gran número de profesionales de otros países que operan en nuestro mismo sector y que son susceptibles de ser nuestros prospects. LinkedIn es una red de profesionales, más que de empresas, y esto lejos de dificultar el contacto lo hace mucho más atractivo puesto que recoge la esencia misma de la venta, que es, a pesar de encontrarnos a la relación entre personasmiles de kilómetros de nuestro interlocutor.

LinkedIn permite no solo contactar, sino también segmentar y estudiar a nuestros prospects de manera que nos provee de información muy valiosa acerca de sus necesidades, partners, entorno competitivo, tendencias de mercado, entre otros.

De esta manera, la actividad comercial y de prospección resulta más eficaz, puesto que cuando entramos en contacto con estas personas ya hemos sido capaces de recopilar información valiosa sobre los mismos y sobre el entorno en el que desarrollan su actividad profesional.

Gracias a esta red social de profesionales, podemos además generar una visibilidad propia que nos ayude a ser contactados por los públicos target a los que nos dirigimos, de manera que no solo nos podemos acercar a LinkedIn a buscar sino que también nos van a encontrar otros profesionales a los que les podemos ser de utilidad.

Esta visibilidad se gana a través de nuestra actividad en los grupos de LinkedIn, aportando contenidos de valor que nos permitan posicionar nuestro perfil y el de nuestra empresa allí donde se encuentran nuestros futuros clientes.

Llegar a un gran número de personas, compartiendo información que logre posicionarnos como un proveedor de confianza, presente o futuro, tiene un alto valor.